Bicicletas y patinetes: bienvenidos a la jungla de asfalto

Jungla de asfalto

Las bicicletas llegaron hace años a las grandes ciudades, además ahora se han incorporado los patinetes eléctricos. Ambos parece que han venido para quedarse.

La conducción de estos aparatos de tracción mecánica o con pequeños motores eléctricos, están generando controversia, con los distintos tipos de ciudadanos, sean conductores de otros vehículos a motor o peatones. Pero estamos todos obligados a entendernos y convivir en armonía.

Desde principios del siglo XX comenzaron los problemas entre vehículos a motor y peatones o usuarios de otro tipo de vehículos. Para minorarlos, se fueron promulgando reglamentos y códigos hasta llegar a la actual Ley de Circulación de Vehículos a Motor, de 1989 y sus posteriores modificaciones, siendo la más sonada el carnet por puntos.

Desde 1962 existe una Ley española que regula la obligatoriedad de tener un seguro de Responsabilidad Civil, a todos los vehículos a motor.

Con el tiempo, los diferentes usuarios de las ciudades, tanto peatones como conductores, han ido aprendiendo a convivir en armonía, ya que existen unas normas claras de circulación y unas respuesta, cada vez mas rápida por parte de aseguradoras y justicia, a la hora de resolver el conflicto y las indemnizaciones consiguientes.

Los conductores de estos nuevos vehículos deben saber que, aunque no exista un seguro obligatorio para poder conducirlos, siguen siendo civilmente responsables de sus actos y les vendría bien exigir a las aseguradoras que, mientras no exista una regulación obligatoria, que diseñen pólizas que puedan contratar de manera voluntaria y que les cubra la defensa jurídica, las reclamaciones y las indemnizaciones que se vean obligados a pagar, bien a otros conductores o a peatones, con el fin de evitar graves conflictos económicos derivados de los siniestros accidentales.

También sería positivo que las normas de circulación, para todo tipo de vehículos, así como las obligaciones de los peatones, se estudiaran como asignatura obligatoria en los colegios. Es muy importante que los futuros ciudadanos sepan comportarse como peatones (respetar semáforos y cruzar por donde corresponde), ciclistas (tener claro que los carriles bici, son para circular no para entrenar)o conductores (un vehículo a motor puede provocar graves daños).

Si hay normas claras de circulación para todos, la convivencia será más sencilla y la resolución de los conflictos también.

El gran Emilio Duró suele decir que “si algo funciona bien, no inventen, copien ...”. Siguiendo con sus palabras, podríamos decir que, si hemos sabido facilitar la convivencia entre vehículos a motor y peatones, con respecto a los nuevos vehículos no inventen nada, simplemente copien.

Compartir en
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies